UNA FIRMA CONSOLIDADA

DESDE 1992

FERPRAD, TRAS EL ALMA DE NUESTROS EJÉRCITOS

El arte de la escultura militar se convierte en todo un fenómeno del coleccionismo.

Convertida actualmente en una de las referencias obligadas en el campo de la escultura militar en toda Europa, la firma FERPRAD ha profundizado como pocos en el estudio y divulgación de la uniformidad de los ejércitos más significativos de la Historia de España.

Son mucho más que miniaturas. Las figuras de FERPRAD están dotadas de una personalidad tan propia que alcanzan la categoría de obra de arte. El secreto del éxito de esta firma constituida en 1992 en Alicante hay que buscarlo en el alma de la propia marca, que ha sabido conjugar la más alta tecnología con el respeto a la tradición artesanal que caracteriza a todas sus piezas. Todo ello, impregnado además de un absoluto rigor histórico a la hora de afrontar cualquiera de sus figuras, hace posible que cada obra de FERPRAD resulte“un pequeño trozo de Historia”.

Así lo afirma orgulloso Juan José Prados, el impulsor de esta firma española que a base de paciencia y tesón ha convertido su empresa en el referente absoluto del sector. Las más importantes instituciones públicas y privadas han fijado su atención en la calidad de estas esculturas, convertidas para muchos en testimonio vivo de aprecio y consideración. Personalidades de todo el mundo tienen figuras de FERPRAD en sus vitrinas. Lo que empezó siendo tan sólo un exclusivo regalo de representación se ha convertido hoy en día en todo un fenómeno de coleccionismo. Este éxito comercial no ha hecho olvidar sin embargo las raíces más humanas y humildes de esta empresa, que año tras año se vuelca con la Fundación Vicente Ferrer en su trabajo por apadrinar niños sin recursos.

La realización de cada escultura ha supuesto todo un estudio histórico

Las esculturas están elaboradas principalmente en tres tamaños, 120, 150 y 235 milímetros, y se fabrican de manera absolutamente artesanal cuidando en extremo los detalles de acabado y policromado final. Pero antes de llegar a ese momento, la realización de cada escultura ha supuesto todo un proyecto cuyo punto de partida es un minucioso estudio histórico de la pieza en cuestión, adentrándose desde la uniformología más estricta en cada uno de los detalles que se pretende reproducir. Cada condecoración, cada galón de cada una de las figuras es previamente analizado y comparado con ilustraciones y fotografías de la época. El resultado es una auténtica obra de arte en la que escultura y pintura se entrelazan ofreciendo una pieza de calidad excepcional.

Estas figuras son creaciones únicas ideadas y diseñadas en exclusiva por FERPRAD, que ha reunido para ello a un selecto grupo de artistas capaces de infundir, crear y reflejar en sus obras una actitud y una expresión absolutamente reales en cada una de ellas. Tienen un alma que solamente puede originarse en el exquisito cuidado que conlleva su proceso de diseño.
El resultado son unas piezas fundidas en moldes especiales centrifugados que resultan a partir de una sabia aleación de estaño, antimonio y bismuto al más puro estilo tradicional. El proceso artístico continúa posteriormente en el ensamblado, completamente artesanal. La técnica exclusiva logra formar un todo exclusivo repleto de armonía y rigor.

Observadas de cerca, podemos apreciar cada uno de los detalles que rebosan estas piezas, pintadas por manos de auténticos artistas capaces de plasmar los detalles y símbolos de identidad de cada uniforme. Para ello trabajan con delicadas pátinas en bases acrílicas que logran unas texturas absolutamente fieles al original. Igual de soberbias resultan las peanas sobre las que se erigen estas figuras. Cada una responde a la personalidad de la escultura y son igualmente trabajadas para que el conjunto final sea todo un homenaje histórico.
Hasta el más mínimo detalle evidencia la categoría de estas piezas que vienen siempre acompañadas del certificado de garantía del fabricante. FERPRAD presenta cualquiera de sus figuras en un cuidado y personal estuche fabricado en exclusiva para ella. Cada pieza es única, son auténticas obras de arte como bien avala la firma que siempre portan en su base.

La pasión por la Historia de FERPRAD ha hecho posible que la firma haya diseñado ya 83 figuras distintas, abarcando épocas y Ejércitos absolutamente diversos. Desde un Húsar de Pavía hasta el abanderado de la Academia General del Aire el recorrido por el catálogo de FERPRAD es todo un homenaje a nuestras Fuerzas Armadas pasadas y presentes, sin olvidar figuras históricas y literarias como Gaspar Melchor de Jovellanos o el Capitán Alatriste.

Pablo Cassinello

Periodista

 

 

 

 

 

 

 

 

ESTAMOS A SU DISPOSICIÓN PARA INCLUIR CUALQUIER DETALLE QUE NOS SOLICITE